LA HISTORIA

PADRE AZUL

INSPIRADO EN AUSTRIA, HECHO EN MÉXICO.

Nacido de una historia de amor entre HP Eder de Austria y Adriana Álvarez Maxemin de Guadalajara, México. Padre Azul es un premiado tequila 100% agave azul súper Premium conocido por sus sabores a vainilla y caramelo y su incomparable acabado suave.

NUESTRA HISTORIA

El austriaco HP Eder heredó la pasión por la destilación de su padre, que produjo schnapps de alta calidad. Su equipo se asoció con su suegro y un equipo de reconocidos maestros destileros de Jalisco, México para crear Padre Azul.

¿El Austriaco beberá tequila? Su único encuentro previo con la bebida espirituosa había sido con rodajas de limón y un dolor de cabeza. El suegro de Eder trajo a la luz una botella de tequila como parte de un ritual de iniciación por una larga estancia. Esta escena de película fue el inicio de “Padre Azul”.

Claro, todo comenzó mucho antes, es decir, con una inusual historia de amor: una mujer Mexicana estudiando en Heidelberg, Alemania y un chico Austriaco. HP conoció a Adriana Álvarez Maxemin de Guadalajara, México – capital del estado de Jaliso, no lejos del origen del Tequila- en la universidad, que estudiaba alemán en ese momento.

A partir de entonces, Eder desarrolló una relación íntima con el estilo de vida mexicano, donde las bebidas espirituosas obtenidas del agave están omnipresentes. Fascinado con la cultura, pronto se interesó en el tequila y su producción. “En Europa había principalmente tequila de mala calidad en ese momento. Difícilmente alguien conocía de la existencia del tequila de alta calidad, lo cual me pareció muy triste,” dice Eder.

Eder heredó una pasión por la destilación de su padre, que ees conocido por la producción de Vogelbeerschnaps de alta calidad, un licor Austriaco especial que se basa en una receta que ha transmitida durante cinco generaciones.

Padre Azul fue lanzado en 2016 por Eder y sus compadres de Austria, quienes vieron la necesidad de un tequila de alta calidad en Europa, el suegro de Eder juega un rol crucial en el nacimiento de la marca. Los exploradores de tequila europeos emprendieron su búsqueda por el sabor perfecto, finalmente descubrieron una pequeña destilería en Amatitán, cerca del famoso pueblo de Tequila.

EL MOMENTO MÁGICO

“Queríamos un product que encantara desde el principio. Necesitaba tener ese cierto efecto “¡GUAU!”. Fue un trabajo muy duro, pero al final del día teníamos un tequila fantástico con un acabado suave increíble. Como los alquimistas, buscamos por ese oro líquido por mucho tiempo y cuando probamos por primera vez lo que después coronamos como Padre Azul, experimentamos el momento más mágico.”